Blockchain va a revolucionar el modo en que funcionan las industrias hoy en día. Esta tecnología descentralizada puede democratizar el acceso a la información de forma transparente, rápida y sin intermediarios.

La industria 4.0 estará formada por fábricas inteligentes capaces de tomar decisiones, autogestionarse y coordinarse con el resto de la cadena de valor (clientes, proveedores, logística, etc.). Para poder hacer realidad este objetivo es necesario que exista un vehículo de comunicaciones seguro, descentralizado y de confianza tanto a nivel interno -en la propia fábrica- como a nivel externo.

Tanto las fábricas inteligentes a alto nivel, como los propios componentes y sistemas dentro de la fábrica deberán de coordinarse para tomar decisiones en base a la información existente en dichos buses de comunicaciones.

Blockchain es la tecnología idónea para crear un bus de comunicaciones -privado o público- en el que todas las partes (fábricas, proveedores, sistemas, RTUs, PLCs, etc.) puedan confiar y deba ser inalterable.

De hecho, el uso de blockchain abre un nuevo tipo de economía en la que los propios dispositivos mediante comunicaciones M2M (Machine to Machine) serán capaces de llegar a acuerdos de suministro de materias primas, piezas, mantenimiento, energía, delegación y coordinación de la producción o incluso logísticos. Estos acuerdos serán reflejados en Smart Contracts y su pago se ejecutará de manera automática cuando se cumplan las condiciones establecidas en dichos contratos. De esta manera, se evita la intermediación de terceros en las transacciones.

Blockchain dará sentido y soporte a todos esos vídeos futuristas en los que una máquina pide automáticamente suministros o avisa al técnico, sensores que venden sus datos, etc. todo ello tanto en un panorama puramente industrial como en el internet de las cosas.

Estamos a punto de entrar en la economía de las cosas, gracias a la simbiosis del internet de las cosas y blockchain.

¿Qué es la tecnología Blockchain?

Tras varios meses escuchando el concepto Blockchain aun así sigue siendo un concepto complejo en el que se tienen puestas grandes expectativas y a la que todavía le queda un largo recorrido.

La prestigiosa revista The Economist la define como una base de datos distribuida que mantiene un listado de registros, o bloques, que está continuamente creciendo. Uno no puede cambiar la información contenida dentro de un bloque, ya que cada bloque tiene una marca de tiempo y contiene un enlace a un bloque previo. Los Blockchains se comportan innatamente como un inventario digital y público.

La tecnología Blockchain es una base de datos distribuida, no centralizada en ningún punto, y con información encriptada. Esto es, información segura que se almacena de forma dinámica sin posibilidad de revisión o modificación, compartida por todos los participantes de esta cadena de bloques, los cuales validan esa misma información. Es un cambio de paradigma basado en la confianza de los participantes, la transparencia de la información y la desintermediación.

En 2009 Satoshi Nakamoto la puso en práctica por primera vez, el cual se publicó, el 1 de noviembre de 2008, la primera aplicación de esta tecnología en el paper: “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System“.

Blockchain, la tecnología incipiente que subyace a la famosa criptomoneda, se ha convertido en la nueva disrupción en el paisaje tecnológico; un viento de cambio que trae consigo un nuevo paradigma lleno de promesas que cambiarán nuestros estándares y reglas. Pero este salto tan rápido requiere cierto pragmatismo y ahora se están tomando los primeros pasos en algunos países.

¿Dónde se aplica la tecnología Blockchain?

Blockchain tiene el potencial de hacer el intercambio de moneda e información más seguro en variedad de industrias, consiguiendo transferencias de datos más sencillas entre entidades. Podemos valorar su uso en varios sectores o industrias.

A medida que el interés en esta tecnología crecía, compañías privadas y reguladores empezaron a darse cuenta de su potencial más allá de ser sólo una criptomoneda descentralizada. Su concepto tiene un enorme potencial para ofrecer gigantescas ventajas a las entidades financieras en su necesidad de modernización.

Más allá de las aplicaciones en el sector financiero, también empezamos a ver introducida Blockchain en múltiples y diversas áreas donde aprovechar su potencial.

En el sector logístico la tecnología blockchain puede ayudar a mantener una trazabilidad de toda la cadena de suministro y así tener un control de cumplimiento de normas (fraude o sanitarias) en todos los puntos de paso de la mercancía, registrados en cada bloque de la cadena.

También en el sector público para el registro de propiedades, manteniendo un catastro sobre Blockchain permite reducir los costes del censo y asegurar una información verídica de la propiedad evitando el fraude en el pirateo de una información centralizada.

Ventajas de la Tecnología Blockchain

Las principales ventajas de esta tecnología son:

  • Intercambio sin Intermediación de Terceros: Es posible el intercambio entre dos partes sin la intermediación o supervisión de terceros, reduciendo riesgos considerablemente.
  • Fortaleza y Fiabilidad: Blockchain puede resistir ataques maliciosos mejor, ya que carece de punto central débil, al utilizarse redes descentralizadas.
  • Datos de Alta Calidad: Los datos bajo Blockchain están ampliamente disponibles, son exactos, privados, completos y llegan siempre a tiempo, mejorando la integridad de los datos.
  • Usuarios más Capacitados: Los usuarios pueden controlar todas sus transacciones e información.
  • Integridad del Proceso: Los usuarios pueden tener la tranquilidad de que sus transacciones serán ejecutadas exactamente como marque el protocolo, sin necesidad de que supervisen terceros.
  • Transparencia e Inmutabilidad: Cualquier modificación a Blockchains públicos puede ser vista públicamente por cada parte, asegurando transparencia. Cada transacción es inmutable; no puede ser eliminada o modificada.
  • Simplificación del Sistema Contable: Al añadir cada transacción a una simple contabilidad pública, reducimos la complejidad de múltiples contabilidades.
  • Transacciones Eficientes: Blockchain otorga mayor seguridad, rapidez y eficacia. Esta productividad hace que se reduzcan gastos generales y costes intermediarios innecesarios, al requerir menos seguimiento y control.

Estas características permiten unos altos niveles de fiabilidad de la información, al mismo tiempo que los participantes tienen acceso a ella en tiempo real. De esta manera, algunas de las ventajas que implicaría en el sector financiero serían transacciones más rápidas con menos errores, reducción de requerimientos de capital, facilidad de resolución de conflictos y control del fraude, entre otras.

Esto supondría un ahorro en costes de operaciones centrales (-50%), de negocio (-50%), reporting (-70%) y compliance (-30%/-50%), estimado entre 8 y 12.000 M de USD al año para los 10 mayores bancos del mundo. Y es por ello que la inversión privada en Blockchain en 2017 alcanzará los 4.500 millones de dólares.

Los cambios que están por llegar

No obstante, la expansión de esta tecnología exige importantes cambios en modelos de gobierno y también culturales. De momento, no existe un consenso que fije ciertos estándares y evite la dispersión de alternativas, como ocurrió con ICANN para los estándares de internet. No hay talento suficiente para acompañar su desarrollo o este puede verse más atraído por intereses privados. Y, aunque en determinados aspectos, es necesaria cierta regulación como las solicitadas Sandbox o Blockchain Labs, una posible sobre regulación, puede asfixiar su desarrollo.

Blockchain en su nivel más fundamental es un gran avance en la informática y no es una casualidad ya que se basa en 20 años de investigación en la moneda criptográfica, y 40 años de investigación en criptografía, por miles de investigadores de todo el mundo. Su potencial es tan considerable que celebridades del sector tecnológico y financiero han emplazado al Bitcoin y la cadena de bloques a la altura de la industria del ordenador personal en 1975 y de internet en 1993.

En conclusión, Blockchain está considerada la siguiente revolución tecnológica, con un futuro aún difícil de determinar pero que seguramente sea el canal de seguridad necesario para que la industria4.0 pueda despegar dotándola de la estabilidad necesaria que adolece hoy en día la internet actual.