Mover una carga de grandes dimensiones es un reto al que hay que hacer frente en numerosas ocasiones. En este post vamos a explicar la forma correcta y segura de enfrentarse a él.

Izar y transportar una carga muy voluminosa (especialmente si es muy larga) es complejo y delicado, para hacerlo es aconsejable realizar la operación con más de una grúa. La utilización de dos o más equipos nos permite distribuir su peso en varios puntos, minimizando así el peligro de que el mismo se balancee o vuelque.

Para operar con seguridad utilizando dos o más grúas simultáneamente es imprescindible que éstas estén debidamente coordinadas, es lo que se conoce como «servicio de tándem».

Usar dos grúas en paralelo que funcionen de manera independiente conlleva un riesgo claro a la hora de realizar el transporte ya que en esta forma de operar, las grúas no trabajan coordinadas y es fácil ocasionar desequilibrios o balanceos en las cargas. Asimismo, esta forma de trabajar es muy sensible a problemas derivados de situaciones como bloqueos o llegadas al final de recorrido de una de las grúas ya que ambas operan de forma autónoma. Este tipo de situaciones hacen que sea fácil que la carga haga movimientos imprevistos o que incluso acabe cayendo, originando situaciones peligrosas tanto para la propia carga como para los operarios que se encuentren cerca de ella.

Ante el peligro que supone este tipo de prácticas, la norma EN 15011 (operativa desde 05.2011 y actualizada por la norma UNE-EN 15011:2011+A1:2014) prohibió de forma explícita este tipo de funcionamiento en paralelo dentro de los países de la CE.

Servicio tándem

Para dar respuesta a las necesidades de este tipo, la citada norma obliga a dotar a las grúas y polipastos que vayan a realizar funcionamientos en paralelo con el «servicio de tándem». Este sistema permite la comunicación de dos grúas o polipastos que trabajan al mismo tiempo moviendo cargas muy voluminosas o de gran longitud.

¿Qué es?

Con «servicio tándem» se hace referencia al funcionamiento de dos unidades como si fueran una sola, manejadas por un operador utilizando un único dispositivo de control. Este tipo de operación se utiliza normalmente para el transporte de cargas de gran longitud o grandes dimensiones. El objetivo es asegurar el transporte en una posición estable. El control de la operación se realiza mediante un solo dispositivo común, adaptado para este tipo de servicio, que gestionará ambas grúas para el correcto funcionamiento en tándem.

En esta forma de funcionamiento, todos los polipastos, carros y grúas involucrados en la operación deben ser considerados como una sola máquina.

La función tándem provee un enclavamiento eléctrico entre los polipastos, carros y grúas participantes en el «servicio tándem». Si en uno de los ejes se activa un final de carrera o una sobrecarga, esta señal de parada debe ser transmitida a las demás unidades que participan en el «servicio tándem».

En principio, los polipastos, carros y grúas que son operados por una botonera de mando común o un telemando, deben ser conectados en red entre sí, de modo que en caso de fallo se evite automáticamente una colisión entre los accionamientos implicados en el «servicio tándem». Por este motivo, las botoneras y mandos deben ser específicos para esta funcionalidad si queremos que se obtenga el servicio.

Dependiendo de los requerimientos de funcionamiento, el operador puede conmutar con el selector entre el modo de «servicio individual» y «servicio tándem».

Se recomienda hacer el servicio tándem con equipos de mismas velocidades de elevación y traslación para igualar lo máximo posible la coordinación entre ambas.

¿Cómo funciona?

Demag ha desarrollado un sistema que permite el funcionamiento en modo tándem de sus puentes grúa estándar. Mediante este sistema ambos puentes grúas pueden ser operados simultáneamente desde cualquiera de los dispositivos de mando de la instalación. Este sistema se ha desarrollado tanto para puentes que cuentan con un solo carro como para puentes grúa con 2 carros.

La comunicación entre ambas grúas en el servicio de grupo se efectúa a través de una transmisión de datos bidireccional, esto significa lo siguiente:

  • Si se detecta una sobrecarga en uno de los polipastos del sistema, se desconectan con seguridad todos los accionamientos que intervienen en la maniobra de elevación; no obstante, el descenso sigue siendo posible por motivos de seguridad.
  • Al llegar a los finales de carrera de servicio elevación/descenso y/o a los finales de carrera de las traslaciones se desconectan todos los equipos que intervienen en la maniobra.

Para que ambos puentes grúa puedan funcionar de forma simultánea, es necesario que el operador del puente grúa realice una serie de acciones previas, de modo que se tenga un funcionamiento seguro y que impida que se ejecuten órdenes desde distintos sistemas de control (botonera/radio).

Por lo tanto, uno de los equipos de mando queda como único interlocutor válido para el manejo de la instalación, quedando el otro mando sin servicio, lo que evita que se puedan producir órdenes contradictorias entre los dos equipos.

Los mandos se diseñan con una funcionalidad añadida para el control de equipos en tándem, de forma que desde un único transmisor/botonera se puede realizar el movimiento de ambos puentes grúa de manera simultánea así como el control de forma individual de cada puente grúa. De este modo, el operador puede realizar correcciones durante la maniobra en caso de que sea necesario.

Demag incluye en las grúas con funcionamiento tándem una señalización óptica mediante pilotos de control que indican el estado de servicio del puente grúa, lo que facilita que el operador sepa en todo momento el estado de ambos puentes grúa, y cuál de ellos está activo.

Una vez terminada la función tándem, es necesario volver a la situación inicial, por lo que el operador deberá realizar la liberación del mando utilizado en tándem y volver a habilitar el segundo equipo.

Preparación y precauciones en  la operación de movimiento de cargas en modo tándem

El izado y transporte de cargas en tándem requieren de una especial atención ya que los puntos de apoyo y posibles problemas multiplican por 2 los riesgos de accidente.

 Durante el transporte se pueden producir movimientos incontrolados de la carga, el desprendimiento de cargas o la rotura de elementos de sujeción, posibilidades que debemos de tener muy en cuenta para poder evitarlos. La tipología de las cargas (donde suele haber longitudes mucho mayores a las habituales en una carga con una sola grúa o polipasto) puede originar lesiones graves e incluso mortales.

Por ello recomendamos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Asegurar la zona implicada en los trayectos de la carga (por ejemplo, balizando la zona) para que nadie pueda ser lesionado por movimientos bruscos o al desprenderse la misma.
  • Durante la maniobra de elevación y transporte se debe asegurar que no se encuentran personas directamente en la zona de movimiento de la carga.
  • Realizar las maniobras de elevación y transporte sólo en velocidad lenta y si es posible cerca del suelo.

A su vez, la preparación incorrecta del manejo en tándem puede originar lesiones mortales y graves daños materiales. Por este motivo se aconseja:

  • Debido a la naturaleza de una carga de dimensiones especiales hay que efectuar una planificación exacta de la ruta (posiciones del polipasto y del carro, posiciones del gancho) para evitar en la medida de lo posible posibles colisiones inesperadas. Se deben considerar aquí eventuales zonas cerradas, desvíos y contornos de colisión. Dado el caso, cerrar la ruta para el transporte.
  • Controlar las cargas admisibles, considerando la posición del punto de gravedad de la carga, en especial en polipastos o carros con diferentes capacidades de carga.
  • Controlar la visibilidad del operador en el trayecto de transporte se vuelve de crucial necesidad. Si no se puede asegurar una buena visibilidad durante toda la maniobra de transporte (por ejemplo, debido a las dimensiones de la carga), el transporte sólo se podrá realizar con la ayuda de una segunda persona que actúe como vigilante o auxiliar. La persona mencionada debe estar cualificada para esta actividad.

Debido a que en las operaciones en tándem las cargas enganchadas desde dos puntos de apoyo corren el peligro de posibles desprendimientos durante el transporte, se recomienda:

  • No enganchar la carga en posición inclinada.
  • No utilizar equipos de toma de carga que soporten las cargas por fuerza magnética o aspiración.
  • Eslingar las cargas únicamente de conformidad con el siguiente esquema.
Grúas en tándem uso incorrecto

Grúas en tándem uso incorrecto

Grúas en tándem uso correcto

Grúas en tándem uso correcto

Riesgos a tener en cuenta. Responsabilidades del propietario.

A continuación vamos a ver los principales riesgos del servicio tándem así como posibles medidas para evitarlos.

Es importante destacar, que el propietario de un sistema para el servicio tándem debe determinar un análisis de riesgos, los riesgos aplicables a cada instalación, prever medidas técnicas de protección adecuadas e indicar los riesgos residuales en el servicio.

Los requisitos de seguridad de la directiva de máquinas se aplican a todos los equipos controlados de forma conjunta.

El propietario debe recopilar las instrucciones de servicio y garantizar que todos los empleados encargados de la operación de la grúa han sido instruidos y siguen las instrucciones de servicio aplicables.

El propietario tiene que instruir a todas las personas implicadas sobre los posibles riesgos derivados de la operación de la instalación, especialmente el servicio tándem y organizar las medidas de protección necesarias.

El propietario debe dejar claro en sus instrucciones de servicio tándem lo siguiente:

  • La utilización de equipos de toma de cargas adecuados al servicio tándem.
  • La planificación exacta del procedimiento de trabajo para el servicio tándem, considerando las condiciones específicas (por ejemplo, tipo de carga, obstáculos, rutas de transporte).
  • Transportar la carga en zona próxima al suelo siempre que sea posible.

En la operación tándem el riesgo puede provenir de:

  • El cambio de posición repentino del equipo de toma de carga.
  • Una sobrecarga del equipo de toma de carga.
  • El resbalamiento de la carga.
  • Una sobrecarga del polipasto o el carro.
  • Una inclinación de la carga.
  • El alcance de finales de carrera.

En definitiva para el trabajo en paralelo de dos grúas debido a cargas especiales que requiera de este tipo de uso, necesitamos tenerlas preparadas para dicha funcionalidad. Por ello, es aconsejable tener en cuenta esta posibilidad de uso a la hora de adquirir el equipo ya que el trabajo en paralelo sin «servicio tándem», no está permitido por normativa dentro de los países de la Comunidad Europea y es una práctica peligrosa con riesgos de accidentes graves.