El pasado 24 de Abril  y durante 4 días se celebró en la ciudad alemana de Hannover el “Hannover Messe”, la mayor feria de Industria 4.0 del mundo, donde se pudieron ver las principales novedades en digitalización empresarial, energía, transporte e investigación.

Uno de los temas más recurrentes y que más se mencionó, es el uso y desarrollo del ya conocido por casi todos (IOT) Internet de las Cosas donde no se centraron tanto en la tecnología, sino en mostrar resultados reales y el valor añadido que la misma pueda aportar.

Son las industrias y con la variante (IIOT) los que están avanzando en este sentido poniendo el foco en los conceptos de automatización y eficiencia operacional y energética. En paralelo, la feria ha servido para mostrar algunos de los nuevos modelos de negocio que, apalancándose en el Internet de las Cosas, están ya creando nuevas formas de aportar valor social y económico. Una de las frases más repetidas fue en la necesidad de trabajar en la creación de ecosistemas de partners. La colaboración parece que será clave para tener éxito en esta nueva etapa de la industrialización.

La industria 4.0 avanza de forma imparable y ferias como estas demuestras que no es ninguna moda pasajera o una etiqueta más. Y para demostrar esta tendencia imparable se pudo ver la en la feria la apuesta del Instituto Técnico Christiani para la Formación Profesional, que mostró un sistema innovador de formación, denominado UbiFactory. Un sistema modular que ofrece un entrenamiento teórico y práctico sobre los estándares de la Industria 4.0 que se adapta a las necesidades específicas de cada empresa.

La robótica centró, como ya viene siendo habitual, muchas miradas en Hannover Messe. Robots en miniatura, brazos de robots industriales y sistemas robóticos móviles fueron los protagonistas de una feria que cada vez tiene más claro el futuro de una industria automatizada e inteligente. Por ejemplo fue destacada la presencia de la start up Synapticon, que  presentó componentes de hardware y software que pueden usarse para realizar desarrollos robóticos de forma más rápida, más sencilla y a un menor coste. Parece que  la innovación en un sector industrial tradicionalmente copado por las grandes firmas ya no es veto prohibido para pequeñas empresas que traen novedades muy interesantes a un mercado, donde las buenas ideas no tienen porque venir respaldadas con grandes cantidades de dinero.

Otra novedad en robótica llegó de la mano de ZF Friedrichshafen AG, que presentó un innovador tractor controlado mediante una tablet. La apuesta en este caso se centra en la creación de sistemas mecánicos inteligentes capaces de capturar, analizar y adaptarse a las situaciones que se resume en tres palabras: ver, pensar, actuar.

No podía faltar en una feria de este calibre las novedades relacionadas con la Realidad Virtual. Las propuestas fueron en la línea de rebajar el coste de esta tecnología. Entre ellas, está la apuesta de la empresa alemana CMC Engineers de hacer prototipos virtuales accesibles a un público más amplio. La firma, con sede en Hülben, ha lanzado al mercado una solución de software de Realidad Virtual rentable y equipada con las herramientas necesarias. Una de ellas es especialmente útil para las pequeñas empresas, que pueden realizar pruebas virtuales de sus diseños o presentaciones de venta virtuales. La empresa destaca la interfaz de usuario «fácil e intuitiva».

Otra de las novedades que despertó más curiosidad (en un mercado más enfocado al público, aunque sus aplicaciones también podrían servir en entornos industriales donde el transporte requiera traslados cortos) es el coche híbrido de ONYX composites. El vehículo logra unir en un producto el coche y la bicicleta. Motor eléctrico y pedales. Con una autonomía de entre 30 y 80 kilómetros y una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora, el vehículo cuenta con dos plazas, es ligero y respetuoso con el medio ambiente.

Industria Intuitiva.

Uno de los nuevos conceptos que más sonaron en “Hannover Messe” fue una demanda generalizada de tecnologías denominadas intuitivas. Concepto que mostró, por ejemplo, Microsoft con su tecnología de realidad mixta. Esta Industria Intuitiva trae consigo importantes mejoras en los procesos y en la gestión de los activos, determinante para avanzar más rápido en dos temas claves: la seguridad de las personas y de los activos y la aceleración en el desarrollo de nuevas capacidades y adopción tecnológica por parte de los empleados que han de operar en este nuevo escenario.

Sumar tecnología. Creando estándares abiertos.

Por otro lado parece que la tendencia general es basarse en un modelo de adición, más que en de sustitución tecnológica. Esto es trabajar con la tecnología existente, añadiendo nuevas capas de funcionalidad y comunicaciones. En este sentido, es una demanda colectiva los estándares y la apuesta por modelos abiertos que permitan a sistemas de distintos fabricantes integrarse de forma sencilla.

Por lo que el sector apuesta por las arquitecturas con capacidad de integrar toda la cadena de valor -de principio a fin- para minimizar la complejidad de adoptar tecnologías IIoT .

En resumen.

Ferias como la de Hannover Messe nos permite ver la evolución de una revolución tecnológica que poco a poco está madurando y dejando atrás los primeros años de efecto boom para empezar a optimizar sus recursos y sistemas para la adaptación a la realidad de una industria que solicita máquinas y sistemas más baratos, rápidos, inteligentes y, en consecuencia, más eficientes y productivos, lo que generará en la industria beneficios tanto a nivel de costes como en generación de ingresos y que permitirá que la transición sea mucho más factible.

En el caso de la industria española, además, en el que el tejido de empresas de tamaño medio es crítico, la implementación de primeros proyectos y pilotos que permitan ver el impacto del IoT en sus cuentas de resultados puede ser determinante para su competitividad y la dinamización de la economía.