Las grúas son elementos clave en un gran número de industrias, incluyendo aviones / aeroespacial, fabricación de automóviles, productos químicos y minerales, pulpa y papel, la producción de acero, y los servicios públicos, así como la industria de granos, la explotación forestal, patios de ferrocarril, y todas aquellas naves que requieran de cargas dentro de su instalaciones.

Tradicionalmente, las grúas industriales han sido utilizadas por operadores humanos que se sientan en unas cabinas adaptadas en las grúas. Las acciones del operador se guían por las señales manuales de una persona fuera de la grúa. En otros casos, en lugar de tener un operador sentado en una cabina, una persona fuera de la grúa se encargaba de las operaciones de la unidad, utilizando botoneras colgantes suspendidas de la propia grúa.

En las últimas décadas, la tecnología ha avanzado hasta el punto en que las grúas pueden ser operados por control remoto. Si bien esta tecnología ha existido desde la década de 1960, se ha continuado mejorando en los últimos años, con sistemas más avanzados que proporciona más seguridad, fiabilidad, eficiencia, versatilidad y ahorro de costes.

Las dos tecnologías estándar para la operación de control remoto de la grúa son de radiofrecuencia (RF) / ondas y la luz infrarroja. Aunque la tecnología de RF es mucho más popular, calculando que aproximadamente el 98 por ciento del mercado son mandos de control remoto por radiofrecuencia, debido a sus ventajas sobre la tecnología de infrarrojos.

Por ejemplo, las unidades de infrarrojos tienen rangos de funcionamiento más cortos que las unidades de RF. Además, la luz infrarroja puede ser desviado por el polvo u otras partículas en el aire, e incluso bloqueado por objetos más grandes en su camino.

La mayoría de las plantas, especialmente las fábricas de acero, hay demasiada suciedad y todos los reflectores y lentes en la grúa tienden a cubrirse de polvo y suciedad. En estos casos la tecnología por radio frecuencia resulta mucho más adecuada.

En que consiste un control remoto.
Un sistema de control remoto consta de dos unidades. Uno de ellos es un transmisor portátil que crea señales de control. El otro es un receptor que está instalado de forma permanente en la grúa. El receptor está conectado a la unidad de control de la grúa. Cada interruptor en el transmisor crea una combinación especificada de “pulsos” que se transmite al receptor, decodifica los “impulsos” y las transmite a los controladores de motor de la grúa.

Si bien la tecnología de control remoto puede ser comprada ya instalado en las nuevas grúas, la tecnología puede también, en muchos casos, ser adaptado a las grúas existentes. Para el montaje en la grúa existente debe llevar un equipo eléctrico con contactores de mando y baja tensión.

Con la introducción de unidades de frecuencia variable (VFD) hace unos años, la mayoría de grandes grúas tienen ahora varias velocidades, aumentando el rendimiento y la optimización en el transporte de las cargas.

control_remoto_grua

Los DRC D3, la nueva generación de mandos por radio, es la óptima conexión hombre-máquina para el control manual de las operaciones de grúa por control remoto. Con un gran número de nuevas funciones y características prácticas.

La seguridad y eficacia de las operaciones de grúa por control remoto están influenciadas significativamente por sus sistemas de mando. Los mandos inalámbricos ofrecen una gran libertad de movimiento y aumentan la seguridad. Como botonera estándar para la grúa Demag V-Type se utiliza la nueva generación DRC-D3 de la serie de unidades de mando por radio DRC que convence con importantes prestaciones. El emisor y el receptor del mando cumplen los criterios del futuro estándar de radio según EN 300 328 V 1.8.1.

Beneficios de los controles remotos.

Un beneficio de la operaciones de grúa por control remoto es la seguridad mejorada. Es decir, no hay necesidad de que un individuo se encuentre físicamente cerca de la grúa y su funcionamiento y se arriesgue a ser herido o que se golpee la grúa o su carga. Tampoco hay necesidad de un operador humano dentro de una cabina de la grúa, que también podría correr el riesgo de ser herido. Los operadores de cabina siguen siendo propensos a sufrir lesiones ergonómicas (cuello, parte inferior de la espalda, brazo, mano, etc.) como resultado de la flexión y el control constantes de manipulación de paneles. La fatiga es otro problema para los operadores de cabina.

La seguridad se mejora particularmente cuando el interruptor se hace de un sistema colgante a un sistema de control remoto.

Aunque aún es tendencia ver a las grúas más pequeñas con mandos por cable, el mando a distancia proporciona más seguridad, ya que la persona que opera los controles ahora puede estar más lejos de la grúa y operarla a una distancia más segura, en lugar de tener que operar el colgante justo al lado de la carga.

¿Es siempre adecuado un control remoto?

Screenshot_3

Hoy en día se tiende a utilizar más mandos y botoneras por radio. Las cabinas cada vez se usan menos, debido a las mayores eficiencias de la tecnología por control remoto. La razón: Uno de los operadores que de otro modo estarían involucrados en la operación de la grúa – ya sea el operador de la cabina o el “observador” externo – puede ser asignado para realizar otro trabajo. La tecnología controlada por radio le permite dar un control completo al operario desde el suelo. Esto permite a la empresa trasladar al operador de la grúa a otro trabajo útil. Además, las unidades de mando a distancia permiten que las grúas funcionen más rápidamente, lo que significa que se puede hacer más trabajo en menos tiempo que cuando las unidades son operadas por operadores de cabina.

Las industrias tienden a usar mandos por control remoto. Con un alcance largo, los operarios pueden controlar la instalación desde una distancia segura, sin entrar en posibles zonas de riesgo.

La industria más significativa es la industria siderometalúrgica debido a que el operario está separado de la carga fundente. Con un alcance largo, los operarios pueden controlar la instalación desde una distancia segura, sin entrar en posibles zonas de riesgo.

Por lo tanto el sistema de operaciones de grúa por control remoto se va imponiendo en el manejo diario de nuestras grúas, proporcionando más seguridad, fiabilidad, trabajo ergonómico, eficiencia, versatilidad y ahorro de costes.