Es difícil en las fábricas y talleres actuales no toparse, con polipastos que ayudan a los operarios manejar las diferentes necesidades de carga pesadas. Pero sabemos realmente ¿Qué es un polipasto?

Los polipastos (del griego πολύς ‘mucho’ y σπάω ‘tirar’) o aparejo es una máquina compuesta por dos o más poleas y una cuerda, cable o cadena que alternativamente va pasando por las diversas gargantas de cada una de aquellas.

Su uso ha sido fundamental en el avance de la humanidad ya que ha permitido a las diferentes culturas levantar o mover cargas muy por encima de la fuerza mecánica que se le aplica con un esfuerzo muchísimo menos que el peso que deben de mover.

Actualmente su uso está totalmente generalizado en cualquier tipo de taller o fábrica, donde se necesite realizar manejos y transportes de materiales pesados, siendo hoy una herramienta común y muchas de las veces imprescindibles en las rutinas de proceso y manejo de materiales por parte de los operarios de fábricas y talleres.

Los polipastos tienen distintas capacidades de elevación dependiendo de la carga que pueden llegar a levantar. Es posible aumentar la capacidad de elevación, aumentando el número de ramales de un polipasto. Por ejemplo, un polipasto de 500 kg con un ramal puede tener una capacidad de solo 500 kg, pero si se configura con dos ramales y se utilizan los accesorios adecuados, el mismo polipasto puede levantar 1000 kg. Para poder alcanzar capacidades muy altas de elevación a veces es necesario el uso de un conjunto de varios polipastos con varios ramales junto a un motón loco especial.

Historia del polipasto

Parece que hay bastantes teorías que atribuyen a Arquímedes el autor del invento del polipasto quien diseña el primer sistema de poleas a instancias de un pedido de su rey y mecenas, Hierón II, tirano de Siracusa, quien preocupado por hacer frente y poder derrotar al ejército romano, encargó al sabio siracusano una máquina capaz de hacer frente al enemigo.

La única nota histórica sobre su uso se debe a Plutarco, quien en su obra Vidas paralelas (c. 100 a. C.) relata que Arquímedes, en carta al rey Hierón de Siracusa, a quien le unía gran amistad, afirmó que con una fuerza dada podía mover cualquier peso e incluso se jactó de que si existiera otra Tierra, yendo a ella podría mover ésta. Hierón, asombrado, solicitó a Arquímedes que realizara una demostración.

Acordaron que el objeto a mover fuera un barco de la armada del rey, ya que Hierón creía que este no podría sacarse de la dársena y llevarse a dique seco sin el empleo de un gran esfuerzo y numerosos hombres. Según relata Plutarco, tras cargar el barco con muchos pasajeros y con las bodegas repletas, Arquímedes se sentó a cierta distancia y tirando de la cuerda alzó sin gran esfuerzo el barco, sacándolo del agua tan derecho y estable como si aún permaneciera en el mar.

Y así fue, que nació el primer sistema de poleas o polipasto: una especie de grúa que, con una inmensa boca a modo de tenaza en su extremo, era capaz de enganchar y levantar a los barcos enemigos.

Para definir qué es un polipasto es necesario situarnos en el tipo de mecanismos pensados para facilitar el traslado, arrastre o acarreo de objetos pesados con la facilidad que supone.

En términos genéricos, el polipasto es una clase de polea, del tipo perteneciente a las llamadas maquinarias simples, las poleas, en sus diferentes variantes, incluido el polipasto, adquirirán la forma y autonomía de trabajo según el fin para el que se la utilice. ¿Y qué es una máquina simple?
Es aquella utilizada para dirigir o regular el accionar de una fuerza. Su uso implica la compensación de una fuerza de oposición o la elevación de una carga que conlleva un peso de gran resistencia, siempre en condiciones más favorables.

El polipasto, llamado también aparejo, es la combinación de un sistema de poleas, ya fijas o móviles, y es utilizado para alzar cargas de peso elevado. En sí, es un grupo de poleas; todas ellas presentan un disco acanalado en sus perfiles y por ese canal se hace pasar la cadena; ese disco gira alrededor de un eje fijo que a su vez, se sostiene por un soporte llamado armadura.

El sistema de poleas podrán ser polipastos tanto fijos como móviles recorridos por un solo cable/cadena, ya de acero u otro material -siempre dependerá del objeto o carga a levantarse-. Si el polipasto es fijo, el eje no se desplaza. También es posible cambiar el punto de aplicación que permita hacer esa fuerza.

El polipasto puede ser móvil o fijo, pudiendo estar adosado a una maquinaria mayor y más compleja. Los polipastos móviles pueden estar acoplados a rieles aéreos fijos sobre carriles en los techos. Si el polipasto es móvil, el punto de apoyo está en el cable/cadena y no en el eje.

El hecho de ejercer la potencia en sentido descendente facilita la elevación de cargas, pues podemos ayudarnos de nuestro propio peso.

Esto permite realizar movimientos tanto de rotación como de traslación y desplazamiento. El aparejo en sí, va desde la simple y sencilla polea con cable/cadena hasta los polipastos presentados como sofisticadas máquinas que, partiendo del uso de motores eléctricos, llegan a componerse, estos polipastos, como base de grúas con avance mecánico, con avance eléctrico e incluso con carros acoplados hasta llegar a tener una gran potencia, dependiendo siempre de la carga a levantar.

La ventaja mecánica es definida en máquinas simples como el cociente entre la fuerza resistente o carga (R) y la fuerza aplicada o potencia (P). Si su valor es mayor que la unidad, esto confirma que el esfuerzo debe ser menor para realizar determinado trabajo o levantar una carga específica.

Así por el contrario, si el valor es menor que la unidad, la ventaja mecánica será inferior pues deberá hacerse mayor esfuerzo.

polipastos

Tipos de polipastos

Según su número de ramales:

  • Cuando una de las poleas no tiene más que una garganta o es un motón, el polipasto se llama «aparejo sencillo».
  • En los demás casos, es «aparejo doble». Según el número de vueltas que da la cuerda en las poleas se llaman de cuatro, de seis, etc. cordones o «guarnes», tomando también con relación al objeto y a la forma en que se aplica un sobrenombre o denominación particular como las de «aparejo de gancho», «aparejo de rabiza», «aparejo de burel y estrobo», etc.

Según la forma en que multiplican la fuerza, los aparejos más comunes son:

Según el material de los ramales, los polipastos pueden ser

Y según lo que aplique la potencia a la máquina pueden ser:

  • manuales,
  • de palanca o
  • eléctricos.

A continuación os dejamos un vídeo del programa del canal de TV de Discovery Max “Cómo Funcionan” que nos explica con más detalle el funcionamiento y utilidad de este sistema de poleas que nos ayuda con muy poca fuerza aplicada mover grandes cantidades de pesos.